7 CONSEJOS PARA TENER ÉXITO EN TINDER

tinder-capaSí, tengo Tinder. No, no me da vergüenza admitirlo. Bajé hace unas semanas la aplicación y la verdad es bien divertida. En un acto de buena onda decidí crear consejos básicos para ocupar la aplicación. Como dice el dicho, hay de todo en la viña del señor, pero estoy segura que a más de alguno estos consejos le harán sentido.

 

  1. Variedad de fotos

Porfa, no pongan una sola foto. Eso nos da al tiro para pensar que realmente sales mal en TODAS las fotos y la que publicaste es la única rescatable. Es que en serio, si tienes Facebook, cómo no vas a tener más de una foto? Como diría Bombo Fica, sospechosa la wea.

 

  1. La descripción

Recomiendo mucho escribir algo ahí. A veces uno no está 100% convencido, pero engancha por la descripción e incluso se puede partir la conversa con algo que uno leyó ahí. Afrontémoslo, “Hola” no es el mejor rompehielo, aunque sea por Tinder. Ah! Y porfa no se describan como divertidos; si realmente son divertidos, nos daremos cuenta solos.

 

  1. Las fotos grupales.

Y… cuál de todos eres tú? Ya, está bien que no en todas las fotos salgas solo, obvio que tienes amigos, pero si todas las fotos son con amigotes (o amiguitas) difícil saber quién eres. Habría que empezar a ver quién es el que se repite en todas. Mucha pega, next.

 

  1. Amigos en común

Me da lo mismo si existe algún amigo en común, a menos que yo ya me haya visto involucrada en algún tipo de relación (léase salir, pinchar, jotear, lo que sea) con ese amigo. El mundo es muy chico, una no sabe qué tan amigos  pueden ser, las cosas que se cuentan, etc. Así que mejor pasar al siguiente, el océano de Tinder está lleno de peces.

 

  1. Alianza con Spotify

160921-spotify-tinder-unite-featureLa alianza de Tinder con Spotify es uno de los matchs más hermosos y efectivos del último tiempo. Para los melómanos como yo, es bacan encontrar una especie de soulmate musical. Más de alguna conversa ha comenzado con un “buenos discos oyee” o “buen gusto musical ahh”, lo que apaña perfecto para romper el hielo y comenzar a hablar de musiquita bonita.

 

 

  1. Fotos naturales

No falta él amigo fotógrafo que alguna vez te hizo un retrato espectacular. Pero entre ese espectacular retrato y la foto del carnet hay un mar de diferencia. Creo que las fotos de Tinder tienen que ser lo más parecido a cómo te ves a diario. Una foto producida está bien, pero compleméntala con fotos normales también.

 

  1. It’s a Match! Y ahora qué?

11312310_897312666991958_456191314_nVarios amigos míos se han quejado de que siempre tienen que partir la conversación. Esto es más un tirón de orejas para mi género. Si vamos a andar con la bandera de la igualdad de derechos, partamos por cosas tan simples como iniciar una conversa. Confieso que muchas veces soy yo la que parte conversando, otras veces espero a que me hablen. Aun así tengo matchs en los que nunca nadie inició la conversa y quedaron ahí botados.

 

Luego del Match, el tema es la proactividad y ver si realmente ambas personas congenian. Ahí ya es un trabajado compartido, a veces funciona, a veces no. Suerte con esos matchs!

AMIGA, ESE WEÓN NO ESTÁ NI AHÍ

A todas nos ha pasado. Puede que a algunas nos pase más seguido que a otras, pero a todas nos ha pasado al menos una vez. Te gusta un mino que, por más que te mantiene en un limbo que te permite creer que puede pasar algo más, en verdad no está ni ahí. Y esa es la dura verdad, el weón no está ni ahí.

Lo complicado siempre es darnos cuenta. Claro porque una anda con las maripositas y se pone media weona. Todo lo que él hace te parece bacan e incluso justificas cuando no te pesca mucho. “No es que la pega lo tiene chato… no si todos hemos tenido semanas complicadas” Las pelotas. Cuántas veces no te viste a ti misma diciéndole a una amiga “weona chao con él, si tiene interés, se hará el tiempo pa verte”. Pero en ese momento se te olvidan todos esos consejos que tantas veces diste. Porque como lo encuentras bacan, realmente pensai que está ocupado o está chato. Aparte justo cuando empiezas a cachar que no está ni ahí, te pega una llamadita, un mensajito, una sonrisita y pum! Se te olvida todo el caldo de cabeza que te estabas haciendo minutos antes.

Peor es el escenario cuando tienes una amiga que se contagió de tus maripositas. Cuando te pregunta cómo van las cosas y tú, en un segundo de lucidez respondes “pucha ahí no más, como que no me está pescando mucho”, esta amiga apaga tu momentánea cordura con alguna frase del tipo “ahh pero dale, escríbele… cómo no te va a pescar! debe estar con muchas cosas, vo dale”. Y con esa arenga de ánimo, tu amiga no cacha que las está cagando más. No la culpen, no se enojen con esta amiga “cheerleader”. En el fondo ella te quiere tanto que te tiene toda la fe del mundo (más de la que tú misma te tienes).

Pero así como está la amiga cheerleader, también está la amiga realista, esa que es un poco dura para decir las cosas y sin anestesia te tira la frase: “Amiga, ese weón no está ni ahí, no le escribai más”. A veces es una misma quien solita abre los ojos porque siempre digna po weona. Entre mayor sea nuestro amor propio, más rápido abriremos los ojos y dejaremos de dar jugo. Y sino, siempre podremos contar con esta amiga que por más cruel que parezca, te quiere mucho y no te quiere ver sufrir por un weón que no lo vale.

Quiero aclarar que el género aquí da lo mismo, tengo excelentes amigos que han cumplido ambos roles, al igual como yo les he cumplido tanto con amigas como con amigos. Salud por la amistad ❤

tumblr_lk4wg6LPaE1qfpmlpo1_500.gif

Desierto Florido

Quizás la solución
A este desierto sin letras
Es retomar ese viejo juego
En el que me embriagaba la inocencia
De quien ve llover
Por primera vez

Tu nombre al viento
Para mostrarte lo que escribí
Para contarte lo que aprendí
Como la niña a su madre
Al regresar del jardín

Quizás la solución
A este desierto sin letras
Se encuentra tan cerca
Tan cerca que parece tan obvio
Como Angel buscando su flor

Tu nombre al viento
Para mostrarte lo que escribí
Para contarte lo que aprendí
Como la niña a su madre
Al regresar del jardín

Tu nombre al viento
Mira lo que escribí
Y aunque tu brisa no me abrace
En este cálido desierto
Las letras florecieron

 

foto_0000004120151028150649

 

CATÁLOGO DE CITAS #4 EL ROCKSTAR

Lollapalooza_Chile_2015.png

Marzo 2015. Primer día de Lollapalooza. Hacía un calor de mierda y se lo hice saber. Le mandé un whatsapp diciendo: hace un calor de mierda acá, yo que tú mañana toco sin polera (coqueta la weona, descarada). Al rato me responde: dónde estás? – Lolla – respondí yo. Buena, en un rato voy para allá, nos juntamos en lo oscurito??

Yo no lo podía creer. Dónde estaban las cámaras? Es que una cosa es el joteo por whastapp, pero otra cosa es con guitarra. Nunca nos habíamos visto en vivo. O sea yo lo había visto desde el público como una fan más, y el sólo me conocía por fotos de instagram (benditas redes sociales que acercan a la gente, las amo). Y de corazones en instagram pasamos al whatsapp y ahora estábamos coordinando encontrarnos en Lolla; creo que yo no estaba preparada para eso.

Poco coincidimos en los artistas y escenarios, aparte lo principal eran los conciertos, encontrarnos era secundario. Pero ya terminada la jornada pasamos a mensajes de voz y luego a llamadas, la invitación era a carretear a su depa… ven con unas amigas.

Ya, ok. Esto no es una cita. Pero no me importa. “El rockstar” me estaba invitando a piscolear a su casa. Obvio que en su calidad de “rockstar” puede hacer eso bien seguido y lo más probable es que lo haga. Pero tampoco me importa eso, después de meses de coqueteo, iba a piscolear a su casa.

Una de mis amigas estaba motivadísima. Siempre había querido carretear con ellos. Si pensamos en las expectativas que una se hace sobre lo que es un carrete de artistas que van a tocar en Lollapalooza (llamémoslos rockstars, me gusta decirles así), esto era una mierda de carrete. Era un carrete normal con gente normal, pero un poco fome porque lo único que hacían era hablar del nuevo disco y de cosas de la banda. El único que nos pescaba (a mí y a mis amigas) era el anfitrión, que nos preguntaba sobre el festival y sobre nosotras.

Llegó ese típico momento en cada carrete que te vas en voladas super profundas y pasamos por temas como política, salud, feminismo, ciclovías, y no sé cuánto tema más. Yo estaba en mi salsa pero mis amigas en un momento se empezaron a aburrir. Se fueron pero yo preferí quedarme. Al rato me llega un mensaje que dice: “no te lo agarrai y te matamos, nos aguantamos toda esa paja por ti…  jajaja”.

Y bueno, a un año de Lolla, sigo viva. Gracias amiguitas por aguantar toda esa paja. Yo lo pasé muy bien.

MI 2015 FUE UNA AVALANCHA

Mucha gente odia los balances del año, a mí me encantan. Me encanta hacer mi propio balance y leer los balances de la gente que quiero, ver cómo han crecido, alegrarme por seguir siendo parte de sus vidas un año más, etc.

Mi 2015 fue una avalancha. Fue tanto de tantas cosas que ni siquiera sabría por dónde partir. El hecho más importante y del cual se van desprendiendo otros, es que me fui a vivir a Santiago y vivir en Santiago me abrió las puertas a muchísimas cosas y muchísimos sueños. Un total de 14 tocatas/conciertos y 5 festivales me hizo reafirmar mi amor por la música, y cuánto disfruto de ella en vivo, convirtiéndose en uno de mis mayores pasatiempos. Con los shows de stand up me pasó algo parecido, fui a muchos y los disfruté a concho. Tuve la oportunidad de conocer personalmente a varios comediantes, a algunas les tengo ya bastante cariño.

12227659_10153467436839191_2638592572229866841_nEn marzo empecé a trabajar pero no fue hasta octubre que recién tuve un contrato indefinido. A ratos lo pasé mal, tuve miedo y me sentí muy insegura. Tuve que tomar muchas decisiones y creo que, aunque me costó, tomé las decisiones correctas y tuve el apoyo de los mejores: pololo, papá, amigos y colegas. Hoy estoy feliz con mi trabajo, el hecho de que me haya costado hace que ahora lo valore más. Durante el año viví en 5 casas distintas, pero por fin puedo decir que tengo un hogar hermoso en Santiago con personas la raja… y en viña también tengo otro hogar (más bien dos).

 

Hubo un progrCI_YjmhXAAQokEy-1ama de radio que marcó mi 2015 (What??!!) Cómo chucha un programa de radio te marca tanto? Es porque #PushUp es algo de lo que me siento parte; un programa que conoce a sus auditores al punto de agarrarlos pal weveo por su “especial gusto musical” no es cualquier programa. Cumplí el sueño de ir un día a la radio y fue una experiencia la raja… que probablemente se repita. Gracias Bernardita, Michael y todos los panelistas por tantas risas.

A todas estas cosas bellas, hay que sumarle dos tatuajes nuevos, el sueño de convertirme en Suicide Girl,  los nuevos amigos y que AL FIN SAQUÉ LICENCIA DE CONDUCIR CONCHETUMAREEEE!! Sólo algunos saben cuánto me costó.

El 2014 fue un año de siembra, el 2015 fue de cosecha y una muy buena por cierto. Año redondo, pura ganancia. Agradecida de todo y de todos. Vamos por más.

EL SÍNDROME ARIEL LEVY

promedio-rojo-2Friki-MemeNo es ningún misterio que Ariel Levy es un actor muy guapo y con el medio físico (por decir poco). Pero se acuerdan como era Ariel antes de la trilogía “Que pena tu vida/boda/familia”? No era na’ tan mijito rico po. De hecho era un guatón con espinillas bien parecido al meme del gordo geek, le faltaba solo tener el pelo largo para hacerse una colita y quedaba igual. Nadie se hubiese imaginado que el guatón loser de Promedio Rojo iba a cambiar tanto. Habrá sido por salud,  por vanidad, por pega, no lo sabemos; el tema es que Ariel Levy se puso las pilas y cambió (para mejors).

imagesHe leído y escuchado a personas que dicen que ahora Ariel Levy no les cae tan bien como antes porque cambió y ahora se cree mijito rico: que les gusta lucir sus músculos y calugas, que le encanta sacarse fotos sin polera, etc., etc. Y ahí es cuando yo pienso, ¿qué tiene de malo creerse mijito rico, si realmente lo es? Y si no lo fuera, sería malo que se creyera el cuento? No nos han enseñando siempre a querernos y creernos el cuento?

11235328_10153197055874191_6379398385924770939_nYo no seré actriz, tampoco fui gorda, pero al igual que Ariel Levy, yo antes no tenía mucho brillo (puede leer “Cuando chica fui fea…”). Actualmente me encanta sacarme fotos con poca ropa y no le encuentro nada de malo a eso. Porque padezco el síndrome Ariel Levy. No soy musculosa, no tengo calugas, pero me creo el cuento de que, por un rato, puedo jugar a ser modelo de SuicideGirls y pasarlo la raja. Y al que le guste bien. Al menos a mí, me encanta.

El hecho de haber sido medios fomes y desabridos en la pubertad/adolescencia no tiene por qué condicionarnos a no tener brillo para siempre. Aplausos para todos aquellos que padecemos el síndrome Ariel Levy y aprendimos a querernos más, a sacarnos partido y no tenemos miedo de mostrarlo. Pico para todos los haters.

CATÁLOGO DE CITAS #3 LA BLOGUERA

Foto de nuestra cita - Septiembre 2013

Foto de nuestra cita – Septiembre 2013

No sabía qué nombre ponerle a esta cita. Podría haber sido la bloguera-periodista-standupera-locutora… pero pa qué tanto, la bloguera y punto! Tuve una cita con la Ruffinelli, sí, con Bernardita Ruffinelli. Para el que no la conoce, la Rusia tiene un blog y así fue como la conocí. Además fue una de las cuentas más influyentes en tuiters, y actualmente conduce un matinal en una radio online y hace harto Stand Up Comedy.

Cómo fue que tuve una cita con ella? Pues bien, el 2013 hice una lista de regalos para mi cumpleaños en la que, a modo de talla, pedía una cita con ella. Mis amigos son tan bacanes, que la contactaron para que me hiciera un video (puta los weones lindo, los amo). Y en el video terminó invitándome a comer completos. Dio la casualidad de que justo una semana después yo viajaba a Stgo, así que la contacté y nos pusimos de acuerdo para juntarnos. Tomamos un café, los completos no son lo mío (de hecho, me cargan).

Mi primera impresión de ella fue bacan; nos hicimos unas señas, nos reconocimos y al saludarme me abraza y me dice: Feliz cumpleaños!! como si fuéramos amigas de toda la vida. La raja. Confieso que estaba más nerviosa que la cresta, me preguntó que café quería y ni idea qué pedir. Elegí uno mediano para no ser tan patúa y para que no se me acabara tan rápido.

Presentación2Me contó sobre sus papás, sobre lo que ellos pensaban de su blog; me contó que le hicieron bullying en la universidad por ser rubia y venir de colegio cuico, algo así como una legalmente rubia estudiando periodismo en la UFRO. Yo escuchaba y comentaba, poco recuerdo de las cosas que le conté. Lo que sí recuerdo, fue que le conté que conocía a alguien que iba en su colegio, obvio que ella no lo conocía personalmente porque él tenía mi edad, pero dio la casualidad de que ella conocía a su papá. Coincidimos en que eran encantadores, parece que es algo de familia. También me dijo que tenía voz de cuica, aunque en verdad la que lo dijo fui yo y ella solo soltó un “más que la mierda”. A esas alturas ya se me habían pasado todos los nervios.

Nos despedimos. Ella tenía que volver a su oficina y yo tenía que volver a Viña. Llegué directo a una ayudantía de un ramo. Varios me preguntaron cómo me había ido, pero el mejor comentario fue “Te maquillaste para salir con una mina??! Weona erí demasiao lesbiana”. Así que Bernardita, ya sabes, call me un domingo…jajajaja.