DIARIO DE UNA CANDIDATA – Capítulo 1

Probablemente desde que partió la campaña he tratado de imaginar cómo retratarla en el papel, tratando de abarcar lo más posible, sin caer en la fomedad de las cosas obvias de ser candidata. Mi primera idea fue hacer una separación estilo lo bueno, lo malo y lo feo; el problema es que son demasiadas cosas buenas y en lo feo podía caer en declaraciones que no son dignas de una candidata y se acercarían más a declaraciones de otros candidatos (sí, de los feos).

Claramente no tenía idea de todo lo que me esperaba cuando dije “Sí, acepto… Acepto ser candidata en la mesa ejecutiva de una nueva FEPUCV”. Y nicagando lo dije de esa forma, pero ahora que lo pienso, lo que hice fue casarme con este proyecto (y hasta ahora no pienso divorciarme). ¿Qué es lo peor que podía pasar? En una primera instancia, pensé que lo peor era que ChicoMeme Pucv (página de memes de la universidad) pudiese agarrarme para el weveo. No sé si para bien o para mal, ChicoMeme estuvo más fome que cualquier otro año así que no fue problema.

¿Qué fue lo peor que pasó entonces? Que durante un mes y medio no pise el gimnasio, que mi alimentación se basó en muchas empanadas o comida express en la universidad y pizzas durante las reuniones (de las pizzas no me quejo) y que falté a clases un poco más de lo normal y dormí un poco menos de lo normal. Ah! Y que una loca con complejo de agente secreto me siguiera durante una mañana y que inventara que le pegué (y que nadie le diera mucha bola con eso). Sumando y restando, no suena tan terrible.

Las cosas buenas son caleta, pero puedo resumirlas en dos grandes bloques. Le gente que conocí y Yo. Sí, suena más ególatra que la chucha decir que una de las cosas buenas fui yo, pero me refiero a todo el crecimiento personal que tuve, sumándole esa sensación de Rockstar pobre que te da el ser candidato. “Hay que tener cuero de chancho pa’esto”, me dijeron en un principio… y creo que sobreviví gracias a ese crecimiento; por ponerle garra y entregar todos los días lo mejor de mí durante la campaña y terminar sorprendiéndome a mi misma de lo que pude lograr. Y cómo no iba a sentirme Rockstar, si de un día pa’otro te conviertes en candidata, te empiezas a hacer “conocida” y hasta sacas aplausos cuando entras a una sala de clases de un curso X. Como no sentirme Rockstar si el día de las elecciones tenía gente siguiéndome, una mezcla entre grupie y guardaespaldas. Como no sentirme Rockstar, si todos los miembros de la IA, UNE y FEL se dieron la paja de leerse todo mi blog para saber quién era esta chiquilla que se candidateaba como Secretaria de Bienestar por la Lista1  (un saludo a todos ellos si es que están leyendo ahora).

Y la gente que conocí es tan bacan que se merece una entrada para ellos solitos. Por ahora, solo agradecerles por haberme invitado a ser parte de este proyecto. Gracias totales. 

Imagen

Anuncios

2 comentarios en “DIARIO DE UNA CANDIDATA – Capítulo 1

  1. Somos tan Rockstar los del ampliado “Avancemos”, que hasta la popular candidata de bienestar nos nombra en su blog y nos manda un saludo.
    Saludos desde el ampliado Paula, y que tenga un buen año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s