CATÁLOGO DE CITAS #4 EL ROCKSTAR

Lollapalooza_Chile_2015.png

Marzo 2015. Primer día de Lollapalooza. Hacía un calor de mierda y se lo hice saber. Le mandé un whatsapp diciendo: hace un calor de mierda acá, yo que tú mañana toco sin polera (coqueta la weona, descarada). Al rato me responde: dónde estás? – Lolla – respondí yo. Buena, en un rato voy para allá, nos juntamos en lo oscurito??

Yo no lo podía creer. Dónde estaban las cámaras? Es que una cosa es el joteo por whastapp, pero otra cosa es con guitarra. Nunca nos habíamos visto en vivo. O sea yo lo había visto desde el público como una fan más, y el sólo me conocía por fotos de instagram (benditas redes sociales que acercan a la gente, las amo). Y de corazones en instagram pasamos al whatsapp y ahora estábamos coordinando encontrarnos en Lolla; creo que yo no estaba preparada para eso.

Poco coincidimos en los artistas y escenarios, aparte lo principal eran los conciertos, encontrarnos era secundario. Pero ya terminada la jornada pasamos a mensajes de voz y luego a llamadas, la invitación era a carretear a su depa… ven con unas amigas.

Ya, ok. Esto no es una cita. Pero no me importa. “El rockstar” me estaba invitando a piscolear a su casa. Obvio que en su calidad de “rockstar” puede hacer eso bien seguido y lo más probable es que lo haga. Pero tampoco me importa eso, después de meses de coqueteo, iba a piscolear a su casa.

Una de mis amigas estaba motivadísima. Siempre había querido carretear con ellos. Si pensamos en las expectativas que una se hace sobre lo que es un carrete de artistas que van a tocar en Lollapalooza (llamémoslos rockstars, me gusta decirles así), esto era una mierda de carrete. Era un carrete normal con gente normal, pero un poco fome porque lo único que hacían era hablar del nuevo disco y de cosas de la banda. El único que nos pescaba (a mí y a mis amigas) era el anfitrión, que nos preguntaba sobre el festival y sobre nosotras.

Llegó ese típico momento en cada carrete que te vas en voladas super profundas y pasamos por temas como política, salud, feminismo, ciclovías, y no sé cuánto tema más. Yo estaba en mi salsa pero mis amigas en un momento se empezaron a aburrir. Se fueron pero yo preferí quedarme. Al rato me llega un mensaje que dice: “no te lo agarrai y te matamos, nos aguantamos toda esa paja por ti…  jajaja”.

Y bueno, a un año de Lolla, sigo viva. Gracias amiguitas por aguantar toda esa paja. Yo lo pasé muy bien.

Anuncios

CATÁLOGO DE CITAS #3 LA BLOGUERA

Foto de nuestra cita - Septiembre 2013

Foto de nuestra cita – Septiembre 2013

No sabía qué nombre ponerle a esta cita. Podría haber sido la bloguera-periodista-standupera-locutora… pero pa qué tanto, la bloguera y punto! Tuve una cita con la Ruffinelli, sí, con Bernardita Ruffinelli. Para el que no la conoce, la Rusia tiene un blog y así fue como la conocí. Además fue una de las cuentas más influyentes en tuiters, y actualmente conduce un matinal en una radio online y hace harto Stand Up Comedy.

Cómo fue que tuve una cita con ella? Pues bien, el 2013 hice una lista de regalos para mi cumpleaños en la que, a modo de talla, pedía una cita con ella. Mis amigos son tan bacanes, que la contactaron para que me hiciera un video (puta los weones lindo, los amo). Y en el video terminó invitándome a comer completos. Dio la casualidad de que justo una semana después yo viajaba a Stgo, así que la contacté y nos pusimos de acuerdo para juntarnos. Tomamos un café, los completos no son lo mío (de hecho, me cargan).

Mi primera impresión de ella fue bacan; nos hicimos unas señas, nos reconocimos y al saludarme me abraza y me dice: Feliz cumpleaños!! como si fuéramos amigas de toda la vida. La raja. Confieso que estaba más nerviosa que la cresta, me preguntó que café quería y ni idea qué pedir. Elegí uno mediano para no ser tan patúa y para que no se me acabara tan rápido.

Presentación2Me contó sobre sus papás, sobre lo que ellos pensaban de su blog; me contó que le hicieron bullying en la universidad por ser rubia y venir de colegio cuico, algo así como una legalmente rubia estudiando periodismo en la UFRO. Yo escuchaba y comentaba, poco recuerdo de las cosas que le conté. Lo que sí recuerdo, fue que le conté que conocía a alguien que iba en su colegio, obvio que ella no lo conocía personalmente porque él tenía mi edad, pero dio la casualidad de que ella conocía a su papá. Coincidimos en que eran encantadores, parece que es algo de familia. También me dijo que tenía voz de cuica, aunque en verdad la que lo dijo fui yo y ella solo soltó un “más que la mierda”. A esas alturas ya se me habían pasado todos los nervios.

Nos despedimos. Ella tenía que volver a su oficina y yo tenía que volver a Viña. Llegué directo a una ayudantía de un ramo. Varios me preguntaron cómo me había ido, pero el mejor comentario fue “Te maquillaste para salir con una mina??! Weona erí demasiao lesbiana”. Así que Bernardita, ya sabes, call me un domingo…jajajaja.

CATÁLOGO DE CITAS #2 EL FEMINISTA

10433131_10152717413500380_1249189583134988802_nTodo partió un día como cualquiera vagando por FB, me topé con una columna de Noesnalaferia titulada Repudio a la Heteronorma. Ahora mientras escribo, el corrector de Word me tira error en la palabra “heteronorma” y me sugiera “heteromorfa” y me dan ganas de golpear y tirarle mierda al puto corrector carente de vocabulario. Volviendo a lo otro: la columna. El autor  hacía una crítica a la heteronorma desde su propia experiencia, pero no contaré más porque quiero que lean su columna.

Al terminar de leer la columna tuve un impulsivo pensamiento: CÁSATE CONMIGO. Obvio que en el fondo no pensaba eso, pero el asunto es que quedé maravillada con esto de que un hombre tuviera el feminismo tan claro, incluso mucho más claro que yo. El común de los hombres trata a las feministas de feminazis y jura de guata que feminismo = lo contrario del machismo (mujer superior a los hombres), osea en el fondo no cachan niuna.

Comenté algo bastante efusivo en la columna y puse que lo invitaría a trotar un día, en tono pseudo-coqueto piropero-de-redes-sociales pero nunca pensando que fuera a responderme. Tal fue mi sorpresa cuando me llega un inbox del autor de la columna al fanpage del blog  cobrándome la palabra sobre salir a trotar, que le respondí y lo agregué a FB altoque. Yo estaba lesionada, pero además, estaba en otra ciudad así que bien difícil lo del trote. Conversamos un par de veces por fb y dio la casualidad de que el feminista viajaba a mi ciudad.

Nos juntamos a tomar una cerveza, no a trotar. Fuimos a una bonita cervecería artesanal de Valpo, había que ser buena onda con el turista y mostrar lo bonito, no mostrar la hilacha con los locales de piscola a 600. Conversamos harto de política universitaria, yo: ex candidata de federación, él: periodista del diario de la FECH. Conversamos sobre periodismo y escribir en general, yo: bloguera y periodista frustrada, él: periodista de verdad. Super interesante la conversa, hubo mucha buena onda, pero definitivamente no quería casarme con él. Lo pasamos bien, pura buena onda.

Pese a que no era la idea inicial, igual terminamos tomando en esa subida donde está lleno de locales de piscola a 600 y 3 tequilas x luca (la magia del puerto). Luego nos despedimos y pues nada, buena onda. Interesante cita, gran valor pal feminista, un abrazo si lee esta nota.

CATÁLOGO DE CITAS #1 El Escritor

Enero (hacía un calor de mierda). Decidí ir sola a la presentación de la antología de Claudio Bertoni. Primero que todo debo agradecerle al poeta, mi antiguo (o eterno) muso, por haberme “presentado” a Bertoni y su especial poesía. El evento era en la azotea de un local del Barrio Lastarria y, además de Bertoni, leerían poemas de la antología la Camila Gutierrez (Joven y Alocada) y Rafael Gumucio.

10410351_10152822710614191_6980135002174187270_nAl finalizar la presentación hubo un pequeño cóctel y aproveché el momento de distensión para intentar acercarme a Camila, la encuentro seca y guapísima, quería una foto con ella. Me di cuenta que no era la única, a mi lado un grupo de hombres de unos treinta y algo comentaba acerca de la belleza de la Joven (ya-no-tan-joven) y Alocada. No pude evitarlo, y me metí en la conversación patudamente. Uno de ellos la retrató y aproveché la oportunidad de hacer lo mismo. Claramente pensaron que yo era lesbiana y se sorprendieron al saber que no, que sólo apreciaba la belleza en todas las formas y colores que se pudiese presentar.

Eran escritores, todos ellos. Algunos a medio tiempo, otros a tiempo completo. Uno de ellos había estudiado historia durante un tiempo, mi papá le había hecho clases. El mundo es enano. Él me invitó a una cerveza, acepté sin dudar. Al principio pensé que íbamos todos, luego caché que no, que íbamos los dos.

Abandonamos el local y empezamos a caminar por Lastarria. Me preguntó si creía en el amor. Wow. Qué pregunta. Me contó que había tenido una relación de 8 años. Que luego de eso estuvo mucho tiempo sin creer en el amor. A mí me parecía simplemente fascinante. Me sentí como en Antes del Amanecer, caminando por bellas calles, conociendo la ciudad y conociéndonos, mientras buscábamos un lugar que tuviera cervezas y asientos.

10011495_10204951775648046_2914623825467511238_nCuando por fin encontramos un lugar, nos dedicamos a hablar de todo un poco. De nosotros, de literatura (tema del que sé muy poco, así que me limitaba a escuchar y aprender) y de cine, tema en el que me pude defender más. Qué tipo más interesante, su forma de pararse frente al mundo, entendiendo derrotas, victorias y sueños me parecía fascinante. Era un tipo que claramente había vivido harto más que yo, pero no sólo había vivido: sentí que había vivido intensamente; que había amado intensamente, había sufrido intensamente y se había recuperado intensamente. Nos tomamos otra cerveza y luego nos despedimos en Bellas Artes.

Al llegar a mi casa noté que él había hecho un relato de su día en FB, sin duda su forma de escribir era muy bonita. Me describió como “una hermosa mujer a la que no conozco pero a la vez conozco. Inteligente y de carácter, con una vanidad que no incomoda. Amo las vanidades bien llevadas. No pude adivinarla (como diría Stendhal) y eso habla bien de ella”. Esa descripción fue el broche de oro para mi cita improvisada. Gracias señor escritor por tan bella descripción y por tan agradable tarde/noche.