7 CONSEJOS PARA TENER ÉXITO EN TINDER

tinder-capaSí, tengo Tinder. No, no me da vergüenza admitirlo. Bajé hace unas semanas la aplicación y la verdad es bien divertida. En un acto de buena onda decidí crear consejos básicos para ocupar la aplicación. Como dice el dicho, hay de todo en la viña del señor, pero estoy segura que a más de alguno estos consejos le harán sentido.

 

  1. Variedad de fotos

Porfa, no pongan una sola foto. Eso nos da al tiro para pensar que realmente sales mal en TODAS las fotos y la que publicaste es la única rescatable. Es que en serio, si tienes Facebook, cómo no vas a tener más de una foto? Como diría Bombo Fica, sospechosa la wea.

 

  1. La descripción

Recomiendo mucho escribir algo ahí. A veces uno no está 100% convencido, pero engancha por la descripción e incluso se puede partir la conversa con algo que uno leyó ahí. Afrontémoslo, “Hola” no es el mejor rompehielo, aunque sea por Tinder. Ah! Y porfa no se describan como divertidos; si realmente son divertidos, nos daremos cuenta solos.

 

  1. Las fotos grupales.

Y… cuál de todos eres tú? Ya, está bien que no en todas las fotos salgas solo, obvio que tienes amigos, pero si todas las fotos son con amigotes (o amiguitas) difícil saber quién eres. Habría que empezar a ver quién es el que se repite en todas. Mucha pega, next.

 

  1. Amigos en común

Me da lo mismo si existe algún amigo en común, a menos que yo ya me haya visto involucrada en algún tipo de relación (léase salir, pinchar, jotear, lo que sea) con ese amigo. El mundo es muy chico, una no sabe qué tan amigos  pueden ser, las cosas que se cuentan, etc. Así que mejor pasar al siguiente, el océano de Tinder está lleno de peces.

 

  1. Alianza con Spotify

160921-spotify-tinder-unite-featureLa alianza de Tinder con Spotify es uno de los matchs más hermosos y efectivos del último tiempo. Para los melómanos como yo, es bacan encontrar una especie de soulmate musical. Más de alguna conversa ha comenzado con un “buenos discos oyee” o “buen gusto musical ahh”, lo que apaña perfecto para romper el hielo y comenzar a hablar de musiquita bonita.

 

 

  1. Fotos naturales

No falta él amigo fotógrafo que alguna vez te hizo un retrato espectacular. Pero entre ese espectacular retrato y la foto del carnet hay un mar de diferencia. Creo que las fotos de Tinder tienen que ser lo más parecido a cómo te ves a diario. Una foto producida está bien, pero compleméntala con fotos normales también.

 

  1. It’s a Match! Y ahora qué?

11312310_897312666991958_456191314_nVarios amigos míos se han quejado de que siempre tienen que partir la conversación. Esto es más un tirón de orejas para mi género. Si vamos a andar con la bandera de la igualdad de derechos, partamos por cosas tan simples como iniciar una conversa. Confieso que muchas veces soy yo la que parte conversando, otras veces espero a que me hablen. Aun así tengo matchs en los que nunca nadie inició la conversa y quedaron ahí botados.

 

Luego del Match, el tema es la proactividad y ver si realmente ambas personas congenian. Ahí ya es un trabajado compartido, a veces funciona, a veces no. Suerte con esos matchs!

CATÁLOGO DE CITAS #3 LA BLOGUERA

Foto de nuestra cita - Septiembre 2013

Foto de nuestra cita – Septiembre 2013

No sabía qué nombre ponerle a esta cita. Podría haber sido la bloguera-periodista-standupera-locutora… pero pa qué tanto, la bloguera y punto! Tuve una cita con la Ruffinelli, sí, con Bernardita Ruffinelli. Para el que no la conoce, la Rusia tiene un blog y así fue como la conocí. Además fue una de las cuentas más influyentes en tuiters, y actualmente conduce un matinal en una radio online y hace harto Stand Up Comedy.

Cómo fue que tuve una cita con ella? Pues bien, el 2013 hice una lista de regalos para mi cumpleaños en la que, a modo de talla, pedía una cita con ella. Mis amigos son tan bacanes, que la contactaron para que me hiciera un video (puta los weones lindo, los amo). Y en el video terminó invitándome a comer completos. Dio la casualidad de que justo una semana después yo viajaba a Stgo, así que la contacté y nos pusimos de acuerdo para juntarnos. Tomamos un café, los completos no son lo mío (de hecho, me cargan).

Mi primera impresión de ella fue bacan; nos hicimos unas señas, nos reconocimos y al saludarme me abraza y me dice: Feliz cumpleaños!! como si fuéramos amigas de toda la vida. La raja. Confieso que estaba más nerviosa que la cresta, me preguntó que café quería y ni idea qué pedir. Elegí uno mediano para no ser tan patúa y para que no se me acabara tan rápido.

Presentación2Me contó sobre sus papás, sobre lo que ellos pensaban de su blog; me contó que le hicieron bullying en la universidad por ser rubia y venir de colegio cuico, algo así como una legalmente rubia estudiando periodismo en la UFRO. Yo escuchaba y comentaba, poco recuerdo de las cosas que le conté. Lo que sí recuerdo, fue que le conté que conocía a alguien que iba en su colegio, obvio que ella no lo conocía personalmente porque él tenía mi edad, pero dio la casualidad de que ella conocía a su papá. Coincidimos en que eran encantadores, parece que es algo de familia. También me dijo que tenía voz de cuica, aunque en verdad la que lo dijo fui yo y ella solo soltó un “más que la mierda”. A esas alturas ya se me habían pasado todos los nervios.

Nos despedimos. Ella tenía que volver a su oficina y yo tenía que volver a Viña. Llegué directo a una ayudantía de un ramo. Varios me preguntaron cómo me había ido, pero el mejor comentario fue “Te maquillaste para salir con una mina??! Weona erí demasiao lesbiana”. Así que Bernardita, ya sabes, call me un domingo…jajajaja.

QUERIDO 2013

Año culiao bueno! Creo que nuestra relación tiene la suficiente confianza para tratarte así, sabes que es con cariño.

Bien sabrás que al principio te odié. “Año de mierda”, “ojalá se acabe rápido”; eran frases típicas en momentos weones de despecho que ahora miro hacia atrás y me río. Me río, pero también les saco una enseñanza. Partamos con decir que fui la weona con más mala cuea del mundo porque eran las 00:00 y yo tenía 38,7°C de fiebre, así que mi carrete duró, con mucho esfuerzo, hasta algo así como las 3 AM. Penca. Sigamos con que me la jugué, volví, y a menos de 3 semanas me volvieron a patear. Qué manera de llorar weón, pero es en esos momentos donde aparecen los amigos y amigas más bacanes del mundo, y te sacan a pasear, a tomar café y obvio, a carretear. Gracias, infinitas gracias. Pasó el tiempo y conocí a alguien que me llamó la atención, empezamos a salir pero nunca funcionó totalmente y se convirtió en otra cosa. Me hacía la ruda, la que le daba poca importancia, pero cuando eso colapsó justo coincidió con perder a una amiga y lo pasé mal, pero aprendí. Aprendí a quererme más, aprendí que la confianza es clave en una amistad y aprendí que las amigas no se pierden, sino que simplemente nunca lo fueron y se confundió una buena onda con amistad.

Pero qué onda, hasta acá todo mal y yo diciendo que fuiste un tremendo año; seré masoquista acaso? No, no es eso. Hasta septiembre me quejaba del año de mierda; puro lloriqueo hasta el día de mi cumpleaños. Ese día, a excepción de una sola persona, en mi casa estuvo todo aquél que yo quería que me acompañara. Me tenían la tremenda sorpresa (ver La Sorpresa o Mi reacción). Y ahí fue cuando hice click: tengo los mejores amigos del mundo. El 2013 fue un año de conocer nuevas amistades y fortificar las antiguas. Y ahí me di cuenta que me estaba quejando de lleno. Y ahora haré una lista de todas las weas bacanes que pasaron este 2013, que no fueron pocas. No tienen ni orden cronológico ni de importancia.

Fui ayudante de un ramo en la u, me seleccionaron para hacer la práctica en BHP Billiton, escuché a Knife Party en vivo en Ultra Chile, me metí al gimnasio y tuve un personal trainer bacán, me hice un blog!, me tomé un café con Bernardita Ruffinelli (sí, la Rusia guapa de El blog de Bernardita Ruffinelli), fui a Mysteryland, un amigo se ganó entradas dobles para Kate Elsworth y me invitó, me puse un poco más “runner” que el año pasado, estuve a METROS de Lana del Rey, en total tuve 4 sesiones de fotos distintas y todas estuvieron la raja, y me volví más mujer. La lista no acaba; aprendí a quererme y valorarme más, aprendí a no ser tan autocrítica y a perdonar, descubrí el amor por escribir y tuve con quien compartirlo. 2013: Qué manera de hacerme crecer! Y aunque dije que esta lista no tenía orden de importancia, obviamente dejé lo mejor para el final. Alguna vez dije, por más de una razón, que no quería estar en una relación hasta haber egresado. Pero cuando el año comenzaba a despedirse y se empezaba a asomar tímidamente el 2014, tuve que comerme mis palabras. Conocí a un hombre encantador y estoy felizmente pololeando desde el 30 de diciembre.

Gracias por todo 2013, siempre te recordaré como un año la raja, hasta ahora vas ganando como el año más bacán de todos. Te despido con cariño y ansiosa por todo lo que vendrá el 2014. Chao 2013, el mejor año, y eso que aún no terminas.

PERMITIDO REBOBINAR [cuento]

Él había vuelto de su viaje empapándose de la magia del sur. Se extrañaban. Se extrañaban como dos amigos que acostumbran hablar a diario. Como esos amigos donde el tu casa es mi casa aplica de verdad. El amigo que le prepara limonadas cuando ella está enferma con su peor caracho. La amiga que sabe que el café le gusta sin azúcar y con un dedo de agua fría. Él la pasó a buscar y, a pesar de la incomodidad de un auto,  inmediatamente se dieron un abrazo de oso, chocando los codos con el manubrio y los asientos.

Caminaron, comieron algo e incluso decidieron pasar de sorpresa donde un amigo en común, el primer amigo en común que habían tenido, aquél que los había presentado hace años. Los tres se pusieron al día; hablaban con toda confianza acerca de potos, tetas, amores platónicos, fracasos de conquista en el viaje, etc. Ella estaba cansada. Él lo notó y la abrazó para que ella apoyara su cabeza en su pecho. El dueño de casa, que conocía bastante a ambos, vio la situación con naturalidad pero no pudo evitar decirles que se veían tiernos juntos. Con ese comentario los tres rieron, aunque la risa de cada uno era diferente: sinceridad, nervios, negación, de todo un poco. Cambiaron rápidamente de tema y volvieron a conversar sobre el viaje.

hit-and-run-M-00243_rgbSe hacía tarde así que se despidieron y terminaron aquella visita que prometía ser express y no lo fue. No hacía frío, pero instintivamente corrieron al auto. Sin decir mucho emprendieron rumbo a la casa de ella. Ya estacionados fuera de su casa, al momento de despedirse, él, que venía todo el camino con una lucha moral interna, dejó de lado a la voz de la conciencia y llegó y le robó un beso. Ella le correspondió con ganas, como un respiro que venía ahogado en todo el trayecto. De amigos nada; en ese momento, en aquél auto fuera de su casa, eran los mismos amantes que fueron hace cuatro años. Se besaron con pasión, se miraban con complicidad, sonreían y volvían a besarse. Por unos minutos se permitieron rebobinar el tiempo, hasta que ella, con una mezcla entre vergüenza y placer, decidió despedirse, bajarse del auto y entrar a su casa.

20130114102304-pareja-sexo-auto-voyeurismo-exhibicionismo-dogging-fantasias-getty-mujima20130109-0005-31-610x250Esa misma noche, para asegurarse de que no hablarían del tema, él le escribió: “no hay mucho que decir“. “Nopo “, le respondió con relajo ella, mientras sentía aún en sus labios el olor de su perfume. No se habló más del tema. Él durmió pensando en aquella tierna expresión que no había visto hace cuatro años. Ella durmió sonriendo, sentía que lo del auto había sido sacado de una película o de una novela,  nunca se había sentido así de protagonista. 

Días después se volvieron a juntar y tan amigos como siempre. Como esos amigos donde el tu casa es mi casa aplica de verdad. Olvidaron que hace cuatro años él entraba de puntillas y se iba al amanecer. Olvidaron que juntos apretaron el botón de rebobinar. La vida volvió su curso.

BRUFINELLI ME INVITÓ A COMER COMPLETOS

Para la repartija de potos llegué tarde y no alcancé a agarrar mucho, pero para la repartija de amigos yo estaba en el VIP y me tocaron los mejores. Y es lo primero que me dice @Brufinelli en el video: “Oye Paula, tení unos amigos demasiado bacanes”. Cuánto sabe! Se encargaron de contactarla y hasta catetearla para que subiera el video. Lo mejor del mundo fue su buena onda y buena disposición para con nosotros. No cualquiera le graba un saludo de cumple a alguien que no conoce y le deja más encima una invitación a comer completos.

A veces es rico quedarse en la inocencia y dejarse sorprender. Nunca caché cuál era la necesidad de sacar mi pc y ponerlo en el living donde estábamos todos compartiendo. Era todo parte del plan. Esta fue una de muchas sorpresas de anoche y me deja dos lecciones. Con perseverancia y amor todo se puede; estoy un pasito más cerca de conocer a alguien que admiro y todo gracias a mis amigos. Y ahí va la segunda: tengo los mejores amigos del mundo ❤