CATÁLOGO DE CITAS #6.3: Fármacos en La Batuta

Cómo empezar? Lo lógico sería partir por el principio de esta cita, cuando él me estaba esperando en el cambio de andén de Alcántara; pero tal vez es más preciso volver dos días atrás, cuando nos juntamos casualmente en el Apumanque a comer algo.

Yo tenía que ir a retirar un disco en Rosario Norte, así que le comenté durante la tarde que debía ir a sus barrios después de la pega. Cuando él salió de la oficina me escribió para preguntarme dónde estaba. –Sigo acá, ordenando las cosas para irme, por? – le respondí haciéndome un poco la tonta. Él solo atinó a responderme un vago “Aaah”. Diez minutos después, cuando ya iba en el metro, le pregunté: “Por si nos topábamos? No calzan los tiempos”. La verdad es que obvio que quería verlo y obvio que quería que calzaran los tiempos, pero quería guardar un poco de distancia luego de que el fin de semana me cancelara un panorama a última hora sin ninguna excusa aparente. –O sea por si nos juntábamos, más que toparnos. Vamos a comer algo al Apumanque? Tengo demasiada hambre. – Me propuso.

Nos encontramos en el patio de comidas y fue bastante torpe nuestro saludo. Yo justo estaba enviando un audio de whatsapp,  cuando veo que se me acerca y me pone la cara como para que yo le diera un beso en la mejilla. Ni si quiera como un típico saludo mutuo; no, me pone la cara. Como me pilló desprevenida solo atiné a hacer lo que me pedía y lo saludé. Al principio no entendía nada hasta que caché que algo tenía en la comisura derecha del labio. Pensé que podía ser un corte al afeitarse, pero no, luego me explicó que se trataba de un herpes, que cuando le bajan las defensas y anda muy estresado, generalmente le vuelve a brotar el virus. Así que nada de besos, solo nuestras usuales caminatas y un apretado abrazo de despedida. Esa misma noche quedamos en que al día subsiguiente iríamos a ver a Fármacos a La Batuta. Él no conocía la banda, pero confiaba en mi gusto musical.

….

Cuando nos encontramos en el cambio de andén le reclamé que el también podía darme un beso en la mejilla, y que eso no me iba a contagiar nada. Accedió, mientras me daba un cariñoso abrazo. En el metro me dijo que me veía muy bonita; esa fue la primera de varias veces durante la noche. Nos bajamos en Los Leones y tomamos la 104 en Suecia. Le gustaba bromear con que era su primera vez andando en micro. Si bien había andado antes en Transantiago, era su primera vez en una micro de ese color. En el camino le pregunté si había escuchado alguna canción de la banda y me comentó que los había buscado en Spotify y había escuchado la primera. –Creo que se llamaba Lento, asumo que es la más conocida – me dijo. –Esa es linda – respondí yo – es  como para bailar apretaditos, como para que te hagan así en la espalda – le dije mientras le hacía cariño en esa espalda que perfectamente podría ser de nadador, o rugbista.

Nos bajamos en Irarrázaval y empezamos a caminar hacia la Plaza Ñuñoa. Habían sido contadas con una mano las veces que había carreteado por allá, así que no sabía de ningún local piola y no muy caro donde hacer la previa antes de entrar a La Batuta. El HBH estaba completamente descartado porque él no es muy amigo de las cervezas, y al HBH uno no va a tomar piscola, uno va a tomar shop de cerveza artesanal. Seguimos caminando y terminamos piscoleando y comiendo papitas en un local pequeño al lado de Las Lanzas. Hicimos un salud porque no sólo era su primera vez en ese lugar, sino también la mía. Ahí me volvió a decir que me veía muy bonita, y que se le iba a hacer muy difícil no darme un beso. – De todas las veces que hemos salido, hoy es el día que te ves más bonita – afirmó, e incluso armó un ranking de mis looks, que iban ascendiendo conforme avanzaba nuestra Bucketlist. – Yo creo que eso tiene que ver con tu visión subjetiva de mí – le dije pragmática – y ahora que me conoces más, como te caigo tan bien, me encuentras más bonita. – No – replicó con relajo – es simplemente que hoy te ves muy bonita. Sonreí.

Conversamos sobre nuestros amigos, compañeros de trabajo y carretes épicos de esos dignos de Hangover o alguna película de ese estilo. Entre las piscolas y la conversa se nos pasó volando el tiempo y ya era momento de irnos a La Batuta. Lo primero que noté fue que se sorprendió del tamaño del lugar. No tenía ninguna expectativa, pero por la entrada del lugar se imaginó algo mucho más pequeño. Bajamos hacia el sector del escenario y nos quedamos cerca de la escalera. Al rato ya estábamos bailando, o más bien yo bailaba y él se movía un poco. Me miraba la boca, yo lo miraba muy coqueta; él me miraba a los ojos y nos sonreíamos. Me tomaba por la cintura, nos dábamos tiernos besos en el cuello y nos volvíamos a sonreír. Sabíamos que no podíamos, pero al menos teníamos la certeza y la complicidad de que los dos queríamos.

Empezó el show de Fármacos así que nos acercamos al escenario. Apareció Diego Ridolfi solo junto a su guitarra y entonó Visitarte, una de mis favoritas del Estado de Gracia, su último disco. Le comenté al oído que una de las razones por las que quise aprender a tocar guitarra fue para tocar esa canción. Él me dijo que le gustó mucho, y que iba a tratar de sacarla. Luego de Visitarte apareció el resto de la banda, tocando No dejes que me Calme. Era inevitable decir “¡esta me encanta!”, pero al rato me di cuenta que lo decía cada dos canciones, así que después de un par de canciones dejé de decirlo y solo lo pensaba. Él me abrazaba por la espalda y nos movíamos al ritmo de la música. Miré alrededor y no éramos los únicos; al menos había unas cuatro parejas en las mismas. Es que la música de Fármacos tiene esa calidez; era primera vez que los veía acompañada y se sintió demasiado bien. Canciones como Amor y Porno están hechas para escucharlas de a dos; al igual que Lento, pero cuando la tocaron me giré para abrazarlo y tocarle la espalda haciéndole cariño, como le había dicho más temprano en la micro.

Cuando terminó la tocata me dijo que le gustó mucho y me agradeció la invitación. Yo aproveché de comprar el Estado de Gracia para sumarlo a mi colección de discos chilenos. Me hubiese quedado a esperar a la banda para que me lo firmaran, pero en ese momento no era prioridad. Pidió un uber y me dijo “Vamos a tu casa”.

Anuncios

7 CONSEJOS PARA TENER ÉXITO EN TINDER

tinder-capaSí, tengo Tinder. No, no me da vergüenza admitirlo. Bajé hace unas semanas la aplicación y la verdad es bien divertida. En un acto de buena onda decidí crear consejos básicos para ocupar la aplicación. Como dice el dicho, hay de todo en la viña del señor, pero estoy segura que a más de alguno estos consejos le harán sentido.

 

  1. Variedad de fotos

Porfa, no pongan una sola foto. Eso nos da al tiro para pensar que realmente sales mal en TODAS las fotos y la que publicaste es la única rescatable. Es que en serio, si tienes Facebook, cómo no vas a tener más de una foto? Como diría Bombo Fica, sospechosa la wea.

 

  1. La descripción

Recomiendo mucho escribir algo ahí. A veces uno no está 100% convencido, pero engancha por la descripción e incluso se puede partir la conversa con algo que uno leyó ahí. Afrontémoslo, “Hola” no es el mejor rompehielo, aunque sea por Tinder. Ah! Y porfa no se describan como divertidos; si realmente son divertidos, nos daremos cuenta solos.

 

  1. Las fotos grupales.

Y… cuál de todos eres tú? Ya, está bien que no en todas las fotos salgas solo, obvio que tienes amigos, pero si todas las fotos son con amigotes (o amiguitas) difícil saber quién eres. Habría que empezar a ver quién es el que se repite en todas. Mucha pega, next.

 

  1. Amigos en común

Me da lo mismo si existe algún amigo en común, a menos que yo ya me haya visto involucrada en algún tipo de relación (léase salir, pinchar, jotear, lo que sea) con ese amigo. El mundo es muy chico, una no sabe qué tan amigos  pueden ser, las cosas que se cuentan, etc. Así que mejor pasar al siguiente, el océano de Tinder está lleno de peces.

 

  1. Alianza con Spotify

160921-spotify-tinder-unite-featureLa alianza de Tinder con Spotify es uno de los matchs más hermosos y efectivos del último tiempo. Para los melómanos como yo, es bacan encontrar una especie de soulmate musical. Más de alguna conversa ha comenzado con un “buenos discos oyee” o “buen gusto musical ahh”, lo que apaña perfecto para romper el hielo y comenzar a hablar de musiquita bonita.

 

 

  1. Fotos naturales

No falta él amigo fotógrafo que alguna vez te hizo un retrato espectacular. Pero entre ese espectacular retrato y la foto del carnet hay un mar de diferencia. Creo que las fotos de Tinder tienen que ser lo más parecido a cómo te ves a diario. Una foto producida está bien, pero compleméntala con fotos normales también.

 

  1. It’s a Match! Y ahora qué?

11312310_897312666991958_456191314_nVarios amigos míos se han quejado de que siempre tienen que partir la conversación. Esto es más un tirón de orejas para mi género. Si vamos a andar con la bandera de la igualdad de derechos, partamos por cosas tan simples como iniciar una conversa. Confieso que muchas veces soy yo la que parte conversando, otras veces espero a que me hablen. Aun así tengo matchs en los que nunca nadie inició la conversa y quedaron ahí botados.

 

Luego del Match, el tema es la proactividad y ver si realmente ambas personas congenian. Ahí ya es un trabajado compartido, a veces funciona, a veces no. Suerte con esos matchs!

AMIGA, ESE WEÓN NO ESTÁ NI AHÍ

A todas nos ha pasado. Puede que a algunas nos pase más seguido que a otras, pero a todas nos ha pasado al menos una vez. Te gusta un mino que, por más que te mantiene en un limbo que te permite creer que puede pasar algo más, en verdad no está ni ahí. Y esa es la dura verdad, el weón no está ni ahí.

Lo complicado siempre es darnos cuenta. Claro porque una anda con las maripositas y se pone media weona. Todo lo que él hace te parece bacan e incluso justificas cuando no te pesca mucho. “No es que la pega lo tiene chato… no si todos hemos tenido semanas complicadas” Las pelotas. Cuántas veces no te viste a ti misma diciéndole a una amiga “weona chao con él, si tiene interés, se hará el tiempo pa verte”. Pero en ese momento se te olvidan todos esos consejos que tantas veces diste. Porque como lo encuentras bacan, realmente pensai que está ocupado o está chato. Aparte justo cuando empiezas a cachar que no está ni ahí, te pega una llamadita, un mensajito, una sonrisita y pum! Se te olvida todo el caldo de cabeza que te estabas haciendo minutos antes.

Peor es el escenario cuando tienes una amiga que se contagió de tus maripositas. Cuando te pregunta cómo van las cosas y tú, en un segundo de lucidez respondes “pucha ahí no más, como que no me está pescando mucho”, esta amiga apaga tu momentánea cordura con alguna frase del tipo “ahh pero dale, escríbele… cómo no te va a pescar! debe estar con muchas cosas, vo dale”. Y con esa arenga de ánimo, tu amiga no cacha que las está cagando más. No la culpen, no se enojen con esta amiga “cheerleader”. En el fondo ella te quiere tanto que te tiene toda la fe del mundo (más de la que tú misma te tienes).

Pero así como está la amiga cheerleader, también está la amiga realista, esa que es un poco dura para decir las cosas y sin anestesia te tira la frase: “Amiga, ese weón no está ni ahí, no le escribai más”. A veces es una misma quien solita abre los ojos porque siempre digna po weona. Entre mayor sea nuestro amor propio, más rápido abriremos los ojos y dejaremos de dar jugo. Y sino, siempre podremos contar con esta amiga que por más cruel que parezca, te quiere mucho y no te quiere ver sufrir por un weón que no lo vale.

Quiero aclarar que el género aquí da lo mismo, tengo excelentes amigos que han cumplido ambos roles, al igual como yo les he cumplido tanto con amigas como con amigos. Salud por la amistad ❤

tumblr_lk4wg6LPaE1qfpmlpo1_500.gif

Desierto Florido

Quizás la solución
A este desierto sin letras
Es retomar ese viejo juego
En el que me embriagaba la inocencia
De quien ve llover
Por primera vez

Tu nombre al viento
Para mostrarte lo que escribí
Para contarte lo que aprendí
Como la niña a su madre
Al regresar del jardín

Quizás la solución
A este desierto sin letras
Se encuentra tan cerca
Tan cerca que parece tan obvio
Como Angel buscando su flor

Tu nombre al viento
Para mostrarte lo que escribí
Para contarte lo que aprendí
Como la niña a su madre
Al regresar del jardín

Tu nombre al viento
Mira lo que escribí
Y aunque tu brisa no me abrace
En este cálido desierto
Las letras florecieron

 

foto_0000004120151028150649

 

MI 2015 FUE UNA AVALANCHA

Mucha gente odia los balances del año, a mí me encantan. Me encanta hacer mi propio balance y leer los balances de la gente que quiero, ver cómo han crecido, alegrarme por seguir siendo parte de sus vidas un año más, etc.

Mi 2015 fue una avalancha. Fue tanto de tantas cosas que ni siquiera sabría por dónde partir. El hecho más importante y del cual se van desprendiendo otros, es que me fui a vivir a Santiago y vivir en Santiago me abrió las puertas a muchísimas cosas y muchísimos sueños. Un total de 14 tocatas/conciertos y 5 festivales me hizo reafirmar mi amor por la música, y cuánto disfruto de ella en vivo, convirtiéndose en uno de mis mayores pasatiempos. Con los shows de stand up me pasó algo parecido, fui a muchos y los disfruté a concho. Tuve la oportunidad de conocer personalmente a varios comediantes, a algunas les tengo ya bastante cariño.

12227659_10153467436839191_2638592572229866841_nEn marzo empecé a trabajar pero no fue hasta octubre que recién tuve un contrato indefinido. A ratos lo pasé mal, tuve miedo y me sentí muy insegura. Tuve que tomar muchas decisiones y creo que, aunque me costó, tomé las decisiones correctas y tuve el apoyo de los mejores: pololo, papá, amigos y colegas. Hoy estoy feliz con mi trabajo, el hecho de que me haya costado hace que ahora lo valore más. Durante el año viví en 5 casas distintas, pero por fin puedo decir que tengo un hogar hermoso en Santiago con personas la raja… y en viña también tengo otro hogar (más bien dos).

 

Hubo un progrCI_YjmhXAAQokEy-1ama de radio que marcó mi 2015 (What??!!) Cómo chucha un programa de radio te marca tanto? Es porque #PushUp es algo de lo que me siento parte; un programa que conoce a sus auditores al punto de agarrarlos pal weveo por su “especial gusto musical” no es cualquier programa. Cumplí el sueño de ir un día a la radio y fue una experiencia la raja… que probablemente se repita. Gracias Bernardita, Michael y todos los panelistas por tantas risas.

A todas estas cosas bellas, hay que sumarle dos tatuajes nuevos, el sueño de convertirme en Suicide Girl,  los nuevos amigos y que AL FIN SAQUÉ LICENCIA DE CONDUCIR CONCHETUMAREEEE!! Sólo algunos saben cuánto me costó.

El 2014 fue un año de siembra, el 2015 fue de cosecha y una muy buena por cierto. Año redondo, pura ganancia. Agradecida de todo y de todos. Vamos por más.

HOY BRILLO MÁS FUERTE – Mujeres que Brillan

IMG_20150622_162623a sábado después del triunfo de Chile y yo levantándome a las 8 am, valió totalmente la pena. A las 9:30 me reunía con un grupo de bellas mujeres para un taller de Personal Branding llamado “Yo Poderosa”. ¿De qué se trataba esto? Básicamente un espacio para conocernos mejor, querernos con lo bueno y lo malo, definir una marca personal, automotivarnos a cumplir nuestros sueños y sobre todo, BRILLAR.

El taller lo dicta el equipo Mujeres que brillan, formado por Paula Alcalde, una Coach y por Carmen Castillo, más conocida como @CarmenTuitera en distintas redes. Ambas muy secas y amorosas, cada una con su estilo único se complementaban logrando un equipo sólido y muy cercano.

Obviamente no quiero hacer un spoiler del taller porque me encantaría que todas mis amigas (y todas aquellas que leen mi blog) tuvieran la oportunidad de asistir. Lo que sí haré será contar un par de cosas que me pasaron, a ver si eso también ayuda a motivarlas.

Primero que todo, pude conectar con las demás asistentes porque pedacitos de sus historias se parecían a pedacitos de mi historia. Es muy bonito eso de verse reflejada en otras historias, genera una complicidad muy rica; puede ser que algunas no nos volvamos a ver, pero durante esas horas, fuimos compañeras/confidentes.

Por otro lado, me di cuenta que había una cualidad en mí que yo estaba omitiendo y que a todos les parecía muy característica de mí. Ser inteligente en algún momento de mi vida me trajo más problemas que alegrías, y desde ese momento traté de omitirlo. No me atonté, pero empecé a olvidar que era una virtud mía y cuando me lo hacían notar me daba vergüenza y hacía la vista gorda. Qué tonta paularaya! Ahora no me da vergüenza ni tampoco me siento soberbia por admitir que soy una mujer inteligente y que voy a lograr todo lo que me proponga.

Nunca me interesó venderme como una mujer inteligente, creo que siempre me interesó más venderme como alguien multifacética. Ser la paularaya que es ingeniera, pero que también escribe columnas y cuentos; la paularaya a la que le interesa la política, pero también le gusta jugar a ser modelo de vez en cuando. Creo que cada una de esas cosas me hacer ser quien soy hoy y me encanta, y como dije antes, ahora admito con orgullo que soy una mujer inteligente.

No les voy a contar más del taller. Sólo decirles que fue una experiencia única y que Paula y Carmen son unas excelentes maestras. Para mayor información manden un correo a mujeresquebrillanchile@gmail.com, escuché un rumor de que pronto se hará un taller en Viña.

Mujeresquebrillan

LA COMUNICACIÓN EN LAS RELACIONES

Estamos super claros que para que una relación sea sana y bonita, la comunicación debe ser un factor primordial. Con esto no estoy descubriendo América ni nada por el estilo, pero quiero ahondar un poquito más en eso, y en un tipo de relaciones en particular: la importancia de la comunicación en las relaciones sexuales.

Psicologos-938x535Como ni yo, ni ninguna de las parejas que he tenido estudiamos psicología en la UAndes, no podemos saber lo que piensa el otro con sólo mirarlo ni saber exactamente cómo le gusta más. Por eso es super importante comunicar, no tener vergüenza y hacerle saber al otro que por ahí anda super bien o que por ahí no va la cosa.

6-Preliminares-que-enlouquecem-as-mulheres

Para lograrlo, claramente se necesita un poquito de confianza, lo cual creo que se va dando con el tiempo, y por eso creo que el amante ideal no nace, sino que se hace. Y cómo se hace? Probablemente tuvo un pololeo largo, en el que aprendió bastante y tuvo la posibilidad de experimentar harto para no caer en la rutina. Otra posibilidad, es haber tenido un amigo/a con ventaja, con quien uno lo pasa bien antes, durante, y después del acto. Y más encima está la confianza como para después comentar y hacer un feedback, siempre en la buena onda, obvio. Mención honrosa a FaqMen que, en honor a clasificar los polvos según los políticos de nuestro país, incluyó la categoría del Gómez (en honor a Jose Antonio Gomez), cito textual: “Es ese con el que lo pasas bien, antes, durante y después de la cacha. Te ríes un montón y la química es increíble. Es tan buena onda, que después de la primera vez que tiraron se hicieron amigos para siempre y de tanta la buena onda que cada cierto rato te los tiras de nuevo de la pura amistad. ¡Pucha el cabro simpático!”. Sin dudas, mi categoría favorita.

fruti

Y así uno va aprendiendo que para que los dos lo pasen mejor, lo mejor es mirarse, escucharse, sentirse y no tener miedo ni vergüenza de comunicar que quizás algo nos incomodó un poquito o lo bien que lo estamos pasando en algún momento.

Viva la comunicación y vivan las relaciones!