CATÁLOGO DE CITAS #4 EL ROCKSTAR

Lollapalooza_Chile_2015.png

Marzo 2015. Primer día de Lollapalooza. Hacía un calor de mierda y se lo hice saber. Le mandé un whatsapp diciendo: hace un calor de mierda acá, yo que tú mañana toco sin polera (coqueta la weona, descarada). Al rato me responde: dónde estás? – Lolla – respondí yo. Buena, en un rato voy para allá, nos juntamos en lo oscurito??

Yo no lo podía creer. Dónde estaban las cámaras? Es que una cosa es el joteo por whastapp, pero otra cosa es con guitarra. Nunca nos habíamos visto en vivo. O sea yo lo había visto desde el público como una fan más, y el sólo me conocía por fotos de instagram (benditas redes sociales que acercan a la gente, las amo). Y de corazones en instagram pasamos al whatsapp y ahora estábamos coordinando encontrarnos en Lolla; creo que yo no estaba preparada para eso.

Poco coincidimos en los artistas y escenarios, aparte lo principal eran los conciertos, encontrarnos era secundario. Pero ya terminada la jornada pasamos a mensajes de voz y luego a llamadas, la invitación era a carretear a su depa… ven con unas amigas.

Ya, ok. Esto no es una cita. Pero no me importa. “El rockstar” me estaba invitando a piscolear a su casa. Obvio que en su calidad de “rockstar” puede hacer eso bien seguido y lo más probable es que lo haga. Pero tampoco me importa eso, después de meses de coqueteo, iba a piscolear a su casa.

Una de mis amigas estaba motivadísima. Siempre había querido carretear con ellos. Si pensamos en las expectativas que una se hace sobre lo que es un carrete de artistas que van a tocar en Lollapalooza (llamémoslos rockstars, me gusta decirles así), esto era una mierda de carrete. Era un carrete normal con gente normal, pero un poco fome porque lo único que hacían era hablar del nuevo disco y de cosas de la banda. El único que nos pescaba (a mí y a mis amigas) era el anfitrión, que nos preguntaba sobre el festival y sobre nosotras.

Llegó ese típico momento en cada carrete que te vas en voladas super profundas y pasamos por temas como política, salud, feminismo, ciclovías, y no sé cuánto tema más. Yo estaba en mi salsa pero mis amigas en un momento se empezaron a aburrir. Se fueron pero yo preferí quedarme. Al rato me llega un mensaje que dice: “no te lo agarrai y te matamos, nos aguantamos toda esa paja por ti…  jajaja”.

Y bueno, a un año de Lolla, sigo viva. Gracias amiguitas por aguantar toda esa paja. Yo lo pasé muy bien.

MI 2015 FUE UNA AVALANCHA

Mucha gente odia los balances del año, a mí me encantan. Me encanta hacer mi propio balance y leer los balances de la gente que quiero, ver cómo han crecido, alegrarme por seguir siendo parte de sus vidas un año más, etc.

Mi 2015 fue una avalancha. Fue tanto de tantas cosas que ni siquiera sabría por dónde partir. El hecho más importante y del cual se van desprendiendo otros, es que me fui a vivir a Santiago y vivir en Santiago me abrió las puertas a muchísimas cosas y muchísimos sueños. Un total de 14 tocatas/conciertos y 5 festivales me hizo reafirmar mi amor por la música, y cuánto disfruto de ella en vivo, convirtiéndose en uno de mis mayores pasatiempos. Con los shows de stand up me pasó algo parecido, fui a muchos y los disfruté a concho. Tuve la oportunidad de conocer personalmente a varios comediantes, a algunas les tengo ya bastante cariño.

12227659_10153467436839191_2638592572229866841_nEn marzo empecé a trabajar pero no fue hasta octubre que recién tuve un contrato indefinido. A ratos lo pasé mal, tuve miedo y me sentí muy insegura. Tuve que tomar muchas decisiones y creo que, aunque me costó, tomé las decisiones correctas y tuve el apoyo de los mejores: pololo, papá, amigos y colegas. Hoy estoy feliz con mi trabajo, el hecho de que me haya costado hace que ahora lo valore más. Durante el año viví en 5 casas distintas, pero por fin puedo decir que tengo un hogar hermoso en Santiago con personas la raja… y en viña también tengo otro hogar (más bien dos).

 

Hubo un progrCI_YjmhXAAQokEy-1ama de radio que marcó mi 2015 (What??!!) Cómo chucha un programa de radio te marca tanto? Es porque #PushUp es algo de lo que me siento parte; un programa que conoce a sus auditores al punto de agarrarlos pal weveo por su “especial gusto musical” no es cualquier programa. Cumplí el sueño de ir un día a la radio y fue una experiencia la raja… que probablemente se repita. Gracias Bernardita, Michael y todos los panelistas por tantas risas.

A todas estas cosas bellas, hay que sumarle dos tatuajes nuevos, el sueño de convertirme en Suicide Girl,  los nuevos amigos y que AL FIN SAQUÉ LICENCIA DE CONDUCIR CONCHETUMAREEEE!! Sólo algunos saben cuánto me costó.

El 2014 fue un año de siembra, el 2015 fue de cosecha y una muy buena por cierto. Año redondo, pura ganancia. Agradecida de todo y de todos. Vamos por más.