ED WESTWICK, LA VIOLACIÓN, Y LOS MIJITOS RICOS

landscape-rexfeatures-1519231d

Quiero dejar claro de antemano que escribo desde una profunda molestia y que probablemente este texto no sea para nada prolijo y sea, más bien, un vómito de mis pensamientos.

Ayer salió la noticia de que Ed  Westwick, actor que interpreta a Chuck Bass en Gossip Girl (una de mis series favoritas) y que ahora interpreta a Vincent Swann en la comedia británica White Gold (Netflix), fue acusado de violación. Lo primero que sentí fue una gran decepción, sigo al actor en Instagram, me encantó la evolución de Chuck Bass en la serie y podría calificarlo quizás como amor platónico. Lo segundo que pensé fue: qué asco de persona. La declaración de Kistina Cohen es super gráfica y me dio mucha pena y asco. El weón abusó de ella, ella forcejeó y no pudo hacer nada porque obvio, él estaba encima y tenía mucha más fuerza. Me dio mucha pena por ella.

Luego vino la rabia, sobre todo al leer comentarios en FB y twitter. Me emputeció la incredulidad.

  1. “Ya pero sólo está siendo acusado, aún no se ha probado nada, puede estar mintiendo ella”. Really? Really? Vamos a seguir dudando de las víctimas? Una mujer tiene la valentía de contar que fue violada, en otras palabras, contar una experiencia traumática, y la respuesta es no creerle? A esto se le suman comentarios como que ella se quiere aprovechar de la fama de él o que quiere destruir su carrera. Primero, la víctima es actriz y aunque fuera alguien no-famoso, tampoco habría que dudar. Segundo, no se trata de destruir la carrera de él, pero si nos ponemos a hilar fino y hacer comparaciones, el destruyó parte de la integridad de su persona al abusar de ella. Destruyó la persona que ella era y eso, eso es mucho más valioso que una carrera. Si van a dudar cada acusación de maltrato, nos seguirán matando y violando.
  2. “Ya pero yo no entiendo, por qué espero tres años para contarlo? Seguro necesita plata ahora”. Justamente por pensamientos como el de arriba es que las víctimas se callan y se lo guardan. Imagínate te asaltan en la calle, te roban el celular, tu notebook, lo que sea; asustada le vas a contar a alguien y nadie te cree. Te dicen que quizás se te cayó, que lo perdiste por pavo, que no pueden asegurar que sea verdad porque no estaban ahí cuando te asaltaron. Que quizás solo estás un poco loco y necesitas atención y por eso inventaste que te asaltaron. Es de una impotencia tremenda, lo que más necesita una víctima es apoyo y contención, no dudas. Es un momento en el que también sienten mucho miedo. Además, en este caso en específico, Kristina explica que cuando ocurrió su madre estaba muy enferma de cáncer y ella estaba con una carga emocional demasiado alta como para lidiar con él tema del abuso así que se lo guardó. Por qué contarlo ahora? Porque ahora que más actrices han confesado que sufrieron abusos y acosos, ahora no se siente sola. No es tan complicado de entenderlo, a mí me parece super comprensible.

Ahora hay otro punto super importante y quizás el que más me molesta.

  1. “Ojalá me hubiese violado a mí!” Oh conchetumadre, puta que me da rabia. Violación no es sinónimo de tirar o culiar. No es sinónimo de decir “Ojalá hubiese tirado conmigo”. No porque el weón sea super mino significa que todas las minas van a querer tener sexo con él. Pa qué estamos con cosas, yo cagada de la risa hubiese tirado con Ed Westwick. La diferencia es que hubiese sido consensuado. Si una mina no quiere y él insiste y se lo mete, ESO ES VIOLACIÓN. No porque un weon sea mino una está obligada a tener relaciones con él. Incluso con los pololos, personas que uno probablemente encuentre atractivos, personas con las que uno decide tener una relación, personas a quien uno quiere. Si en un momento no quiero tener relaciones con mi pololo debido a la razón que sea (cansancio, no tener ganas, etc.) y el insiste hasta hacerlo a la fuerza, ESO TAMBIÉN ES VIOLACIÓN. Y es quizás el caso más común de violación, en el cual la víctima tampoco confiesa porque sienta culpa, culpa de no satisfacer a su pololo, culpa de no tener ganas, de ser mala polola, y mucho miedo.

Paremos de endiosar a los mijitos ricos. Un violador puede ser cualquiera, no tiene por qué tener pinta de viejo depravado asqueroso.

Para finalizar, me encantaría que Ed Westwick diera una declaración más seria que simplemente decir “no la conozco”. Eso me decepcionó aún más. Y ojalá Netflix cancele White Gold, si ya lo hicieron con House of Cards, ley pareja no es dura.

Anuncios

7 CONSEJOS PARA TENER ÉXITO EN TINDER

tinder-capaSí, tengo Tinder. No, no me da vergüenza admitirlo. Bajé hace unas semanas la aplicación y la verdad es bien divertida. En un acto de buena onda decidí crear consejos básicos para ocupar la aplicación. Como dice el dicho, hay de todo en la viña del señor, pero estoy segura que a más de alguno estos consejos le harán sentido.

 

  1. Variedad de fotos

Porfa, no pongan una sola foto. Eso nos da al tiro para pensar que realmente sales mal en TODAS las fotos y la que publicaste es la única rescatable. Es que en serio, si tienes Facebook, cómo no vas a tener más de una foto? Como diría Bombo Fica, sospechosa la wea.

 

  1. La descripción

Recomiendo mucho escribir algo ahí. A veces uno no está 100% convencido, pero engancha por la descripción e incluso se puede partir la conversa con algo que uno leyó ahí. Afrontémoslo, “Hola” no es el mejor rompehielo, aunque sea por Tinder. Ah! Y porfa no se describan como divertidos; si realmente son divertidos, nos daremos cuenta solos.

 

  1. Las fotos grupales.

Y… cuál de todos eres tú? Ya, está bien que no en todas las fotos salgas solo, obvio que tienes amigos, pero si todas las fotos son con amigotes (o amiguitas) difícil saber quién eres. Habría que empezar a ver quién es el que se repite en todas. Mucha pega, next.

 

  1. Amigos en común

Me da lo mismo si existe algún amigo en común, a menos que yo ya me haya visto involucrada en algún tipo de relación (léase salir, pinchar, jotear, lo que sea) con ese amigo. El mundo es muy chico, una no sabe qué tan amigos  pueden ser, las cosas que se cuentan, etc. Así que mejor pasar al siguiente, el océano de Tinder está lleno de peces.

 

  1. Alianza con Spotify

160921-spotify-tinder-unite-featureLa alianza de Tinder con Spotify es uno de los matchs más hermosos y efectivos del último tiempo. Para los melómanos como yo, es bacan encontrar una especie de soulmate musical. Más de alguna conversa ha comenzado con un “buenos discos oyee” o “buen gusto musical ahh”, lo que apaña perfecto para romper el hielo y comenzar a hablar de musiquita bonita.

 

 

  1. Fotos naturales

No falta él amigo fotógrafo que alguna vez te hizo un retrato espectacular. Pero entre ese espectacular retrato y la foto del carnet hay un mar de diferencia. Creo que las fotos de Tinder tienen que ser lo más parecido a cómo te ves a diario. Una foto producida está bien, pero compleméntala con fotos normales también.

 

  1. It’s a Match! Y ahora qué?

11312310_897312666991958_456191314_nVarios amigos míos se han quejado de que siempre tienen que partir la conversación. Esto es más un tirón de orejas para mi género. Si vamos a andar con la bandera de la igualdad de derechos, partamos por cosas tan simples como iniciar una conversa. Confieso que muchas veces soy yo la que parte conversando, otras veces espero a que me hablen. Aun así tengo matchs en los que nunca nadie inició la conversa y quedaron ahí botados.

 

Luego del Match, el tema es la proactividad y ver si realmente ambas personas congenian. Ahí ya es un trabajado compartido, a veces funciona, a veces no. Suerte con esos matchs!

POR QUÉ ESCRIBO?

Hace tiempo tenía ganas de escribir y me puse a pensar de dónde venían esas ganas, en otras palabras, por qué escribo. La verdad es que esa pregunta tiene varias respuestas que han ido mutando en el tiempo. Empecé a escribir como desahogo y buscando una identidad. Para mi empezar a escribir significó descubrir una faceta que no tenía idea que existía (soy más matemática que humanista). Y bueno, junto con el blog nació paularaya como nombre, personaje, concepto, alter ego o lo que sea. Y en eso debo agradecerle a varios amigos, que incluso hablan de “paularaya” así tal cual, sin decir LA Paula o LA Paula Araya. Puede parecer algo súper estúpido (en realidad lo es), pero para mí significó el comienzo de una nueva etapa en la que empecé a sentirme mejor conmigo misma y aceptarme tal como soy.

1549557_10152638016599191_4813270951126396328_n

Mi fiel compañero

Ahora bien, una cosa es escribir y la otra es publicar. Por qué tener un blog, y no un diario de vida? En el colegio me enseñaron que la comunicación se lograba con un receptor. Me di cuenta que además de desahogarme, tenía una opinión que quería compartir con el mundo. Y tal fue mi sorpresa cuando me di cuenta que lo que hacía le gustaba a un pequeño grupo de gente, que por muy pocas personas que fueran, eso ya era un estímulo para seguir escribiendo. Más bonito aún fue cuando ese pequeño grupo creció y ya no eran solo amigos y conocidos míos, sino también otros blogueros y blogueras. Eso a la larga termina siendo un círculo virtuoso, porque inevitablemente uno empieza a leer y seguir otros blogs, y una lectura agradable siempre se agradece.

Ya con el bichito de la escritura dentro de mí, empecé a probar otros estilos como cuentos y poemas, y aunque sigo pensando que los poemas no son mi fuerte, me gusta eso de no quedarme en la zona de confort y simplemente probar otros tipos de comunicación, aun cuando el resultado no sea el mejor. A veces siento que me pasan cosas tan bacanes que realmente quiero compartirlas y contárselas al mundo; otras veces quiero compartir mi opinión para saber si soy la única que piensa de tal forma o no (generalmente me doy cuenta que no soy la única y eso se siente muy bien).

Hoy una compañera de práctica me dijo que se cagó de la risa leyendo el blog. Con ese simple comentario me hizo la mañana y decidí que hoy publicaba sí o sí. Mi día al final tuvo muchos altibajos pero no quería postergarlo más. En el fondo escribir en sí me hace bien, me relaja, es una entretenida forma de sacar la vuelta y de sacar las malas vibras. Y por otro lado recibir buenas críticas me pone muy feliz.

Y tu…(si es que escribes), por qué escribes?

MI PROPIO INCEPTION

Imagen

Inception para mí es más que una tremenda película sobre un sueño dentro de otro sueño. Es mucho más que una película donde actúa un grande del cine y otro que va por el mismo camino (Leo Di Caprio y Joseph Gordon Lewitt, cuál de los dos más guapo, por qué no decirlo).  Hay un concepto dentro de la película que va más allá de los tremendos efectos especiales y de una trama que te mantiene todo el rato alerta. El por qué y el para qué gira en torno a una misión: introducir una idea.

Al decir que tuve mi propio inception no quiero decir que soñé que estaba soñando, me parece que eso no es algo tan del otro mundo. Y si les parece que soñar que están soñando es algo muy del otro mundo, quizás deberían dedicarse a dormir más.  Tuve mi propio inception porque plantaron en mí una idea. Pecaré de inocencia, pero estoy segura que cuando plantaron aquella idea en mí, no fue con segundas intenciones. Es más, estoy segura que la verdadera intención nunca fue plantarla, sino simplemente compartir un comentario. Quizás quien plantó la idea también tuvo un inception pero sólo se percataría del poder de una idea más tarde, como me pasó a mí.

Tenemos que tener cuidado, muchas veces no dimensionamos el poder de una idea. “El lenguaje crea mundos”. Un simple comentario que fue compartido para que nos riéramos juntos de lo gracioso y lejano a la realidad que parecía. Qué risa. Qué risa en ese entonces, y qué risa ahora, que miro hacia atrás y veo a una Paula tan ingenua que juraba que se las sabía todas y en verdad no cachaba na’. Y pa’ que estamos con cosas, aún no cacho na’ y me gusta que sea así, aprendiendo cada día.  Qué risa cómo subestimé el poder de una idea que, ya estando plantada, silenciosamente comenzaba a crecer.

Que si lo pensé alguna vez? Pero claro, mentiría si dijera que no. Sin embargo, tuve que dejar pasar el tiempo para que la idea en cuestión echara raíces. Me seguía pareciendo raro, sobre todo por cómo nos conocimos. Qué alegría saber que “uno nunca termina de conocer a las personas”. Me carga cuando la gente ocupa esa frase de manera negativa (que es el 90% de los casos), como si no pudiéramos llevarnos agradables sorpresas de la gente en la medida en que la vamos conociendo. Y bueno  de eso se trata todo; de dejarse sorprender y dejarse atrapar por las cosas que nos hacen felices.

Y así fue como tuve mi propio inception. Un inocente comentario que logró plantar una idea que echó raíces: “mis papas juran q tenemos una relación o algo así”. Y pa’ que estamos con cosas, tuvimos algo así.

PERMITIDO REBOBINAR [cuento]

Él había vuelto de su viaje empapándose de la magia del sur. Se extrañaban. Se extrañaban como dos amigos que acostumbran hablar a diario. Como esos amigos donde el tu casa es mi casa aplica de verdad. El amigo que le prepara limonadas cuando ella está enferma con su peor caracho. La amiga que sabe que el café le gusta sin azúcar y con un dedo de agua fría. Él la pasó a buscar y, a pesar de la incomodidad de un auto,  inmediatamente se dieron un abrazo de oso, chocando los codos con el manubrio y los asientos.

Caminaron, comieron algo e incluso decidieron pasar de sorpresa donde un amigo en común, el primer amigo en común que habían tenido, aquél que los había presentado hace años. Los tres se pusieron al día; hablaban con toda confianza acerca de potos, tetas, amores platónicos, fracasos de conquista en el viaje, etc. Ella estaba cansada. Él lo notó y la abrazó para que ella apoyara su cabeza en su pecho. El dueño de casa, que conocía bastante a ambos, vio la situación con naturalidad pero no pudo evitar decirles que se veían tiernos juntos. Con ese comentario los tres rieron, aunque la risa de cada uno era diferente: sinceridad, nervios, negación, de todo un poco. Cambiaron rápidamente de tema y volvieron a conversar sobre el viaje.

hit-and-run-M-00243_rgbSe hacía tarde así que se despidieron y terminaron aquella visita que prometía ser express y no lo fue. No hacía frío, pero instintivamente corrieron al auto. Sin decir mucho emprendieron rumbo a la casa de ella. Ya estacionados fuera de su casa, al momento de despedirse, él, que venía todo el camino con una lucha moral interna, dejó de lado a la voz de la conciencia y llegó y le robó un beso. Ella le correspondió con ganas, como un respiro que venía ahogado en todo el trayecto. De amigos nada; en ese momento, en aquél auto fuera de su casa, eran los mismos amantes que fueron hace cuatro años. Se besaron con pasión, se miraban con complicidad, sonreían y volvían a besarse. Por unos minutos se permitieron rebobinar el tiempo, hasta que ella, con una mezcla entre vergüenza y placer, decidió despedirse, bajarse del auto y entrar a su casa.

20130114102304-pareja-sexo-auto-voyeurismo-exhibicionismo-dogging-fantasias-getty-mujima20130109-0005-31-610x250Esa misma noche, para asegurarse de que no hablarían del tema, él le escribió: “no hay mucho que decir“. “Nopo “, le respondió con relajo ella, mientras sentía aún en sus labios el olor de su perfume. No se habló más del tema. Él durmió pensando en aquella tierna expresión que no había visto hace cuatro años. Ella durmió sonriendo, sentía que lo del auto había sido sacado de una película o de una novela,  nunca se había sentido así de protagonista. 

Días después se volvieron a juntar y tan amigos como siempre. Como esos amigos donde el tu casa es mi casa aplica de verdad. Olvidaron que hace cuatro años él entraba de puntillas y se iba al amanecer. Olvidaron que juntos apretaron el botón de rebobinar. La vida volvió su curso.