CATÁLOGO DE CITAS #6.0: El día Cero

Estaba en Baquedano esperándolo. Extrañamente llegué unos minutos antes de las 9. Usualmente soy puntual o llego con un elegante atraso de 5 minutos. Llegar antes, tener que esperarlo ahí e intentar divisarlo cuando subiera la escalera del metro igual me tenía un poco nerviosa. La primera cita. El día cero. Será como en las fotos, o será solo fotogénico? En las fotos se veía zorrón y me cargan los zorrones, pero con lo poco que habíamos conversado ya me había sacado ese prejuicio. Cómo será su perfume? No alcancé a hacerme más preguntas cuando lo vi subiendo las escaleras. Resultó ser igual de guapo. Me dijo que yo era más alta de lo que él pensaba. Quizás el venía haciéndose las mismas preguntas que yo.

Lo bonito de salir con alguien cuando apenas te conoces es justamente eso. Tienes todo para preguntar, conversar y conocer al otro. Desde lo que hizo ese día más temprano, hasta cuál era su grupo favorito cuando iba en el colegio, pasando por mil y un temas profundos y banales.

Comenzamos a caminar por Bellavista, el plan para la noche era ir a ver un show de Stand Up Comedy donde distintos comediantes iban a probar material nuevo. Él nunca había ido a un show de Stand Up y justamente eso quería: hacer cosas que no había hecho antes, conocer esa bohemia santiaguina de la que tanto había escuchado. El panorama fue claramente idea mía, que si bien hace tiempo no iba a un show, a la mitad de los comediantes que se presentaban los había visto alguna vez. Me sentía cómoda, en terreno familiar. Llegamos temprano al bar, cosa buena para poder conversar harto antes de que comenzara el show, para enterarme de quién era este chico que me acompañaba, más allá de saber su ciudad, su profesión y que tenía 14 tatuajes.

Dentro de las cosas que conversamos apareció el tema de que se iba de Chile en 4 meses más. Algo me había comentado días antes por whatsapp, pero como no pesqué mucho en ese momento, no caché que se iba por tiempo indefinido. Me contaba que tenía muchas ganas de conocer distintos lugares de Santiago antes de irse, y me lo contaba con tanta confianza y confidencia, que ya me hacía sentir parte de ese deseo. Me sentí la persona indicada para mostrarle mis lugares favoritos de Santiago. Nos acabábamos de conocer y ya me sentía su compañera de risas, piscolas y panoramas. Me convirtió en cómplice.

El show estuvo buenísimo y puedo asegurar que lo disfrutó tanto como yo. A ratos yo dejaba de mirar hacia el escenario para fijarme en cómo lo estaba pasando él y su sonrisa me daba a entender que no tenía nada de qué preocuparme, que no pude haber elegido mejor panorama para aquél día cero. Cuando se despidieron los comediantes pedimos la tercera piscola y esta era bien generosa, harto más que las dos anteriores. Nos duró bastante, sin embargo seguimos conversando con los vasos vacíos hasta que llegaron con la cuenta porque estaban cerrando caja. Ups.

En cualquier otra circunstancia hubiese sido momento de pedir un uber o un taxi. Preferimos caminar. Hacía un frío de mierda pero aun así caminar nos parecía la mejor opción, yo no me quería despedir aún. Caminábamos por inercia, conversábamos por placer. El silencio de Santiago un martes por la noche era como un regalo. Parecíamos los únicos en esta gran ciudad. A la altura del Parque de la Aviación se nos sumó un amigo de cuatro patitas y cuellito de lana. Al poco rato ya tenía nombre. No nos dimos ni cuenta cuando ya estábamos en Tobalaba. Seguimos caminando por inercia hasta que llegamos a Alcántara; yo no podía creer que hubiésemos caminado hasta mi casa. Me detuve para avisarle que habíamos llegado a mi hogar, que en ese momento yo me despedía. Me pidió un abrazo. Se lo correspondí y me quedé un instante ahí en su pecho. Probablemente fue más que un  instante. Al despedirnos tomó mis manos y las puso en su cuello, me pidió que lo abrazara de esa forma. Yo me limité a reír ya que me quedaba demasiado alto. Entre risas nerviosas nos dimos un beso y luego entré a mi edificio.

Te encargo el sueño que tenía al día siguiente al despertar.g_santiago_city_tour_by_night1

Anuncios

7 CONSEJOS PARA TENER ÉXITO EN TINDER

tinder-capaSí, tengo Tinder. No, no me da vergüenza admitirlo. Bajé hace unas semanas la aplicación y la verdad es bien divertida. En un acto de buena onda decidí crear consejos básicos para ocupar la aplicación. Como dice el dicho, hay de todo en la viña del señor, pero estoy segura que a más de alguno estos consejos le harán sentido.

 

  1. Variedad de fotos

Porfa, no pongan una sola foto. Eso nos da al tiro para pensar que realmente sales mal en TODAS las fotos y la que publicaste es la única rescatable. Es que en serio, si tienes Facebook, cómo no vas a tener más de una foto? Como diría Bombo Fica, sospechosa la wea.

 

  1. La descripción

Recomiendo mucho escribir algo ahí. A veces uno no está 100% convencido, pero engancha por la descripción e incluso se puede partir la conversa con algo que uno leyó ahí. Afrontémoslo, “Hola” no es el mejor rompehielo, aunque sea por Tinder. Ah! Y porfa no se describan como divertidos; si realmente son divertidos, nos daremos cuenta solos.

 

  1. Las fotos grupales.

Y… cuál de todos eres tú? Ya, está bien que no en todas las fotos salgas solo, obvio que tienes amigos, pero si todas las fotos son con amigotes (o amiguitas) difícil saber quién eres. Habría que empezar a ver quién es el que se repite en todas. Mucha pega, next.

 

  1. Amigos en común

Me da lo mismo si existe algún amigo en común, a menos que yo ya me haya visto involucrada en algún tipo de relación (léase salir, pinchar, jotear, lo que sea) con ese amigo. El mundo es muy chico, una no sabe qué tan amigos  pueden ser, las cosas que se cuentan, etc. Así que mejor pasar al siguiente, el océano de Tinder está lleno de peces.

 

  1. Alianza con Spotify

160921-spotify-tinder-unite-featureLa alianza de Tinder con Spotify es uno de los matchs más hermosos y efectivos del último tiempo. Para los melómanos como yo, es bacan encontrar una especie de soulmate musical. Más de alguna conversa ha comenzado con un “buenos discos oyee” o “buen gusto musical ahh”, lo que apaña perfecto para romper el hielo y comenzar a hablar de musiquita bonita.

 

 

  1. Fotos naturales

No falta él amigo fotógrafo que alguna vez te hizo un retrato espectacular. Pero entre ese espectacular retrato y la foto del carnet hay un mar de diferencia. Creo que las fotos de Tinder tienen que ser lo más parecido a cómo te ves a diario. Una foto producida está bien, pero compleméntala con fotos normales también.

 

  1. It’s a Match! Y ahora qué?

11312310_897312666991958_456191314_nVarios amigos míos se han quejado de que siempre tienen que partir la conversación. Esto es más un tirón de orejas para mi género. Si vamos a andar con la bandera de la igualdad de derechos, partamos por cosas tan simples como iniciar una conversa. Confieso que muchas veces soy yo la que parte conversando, otras veces espero a que me hablen. Aun así tengo matchs en los que nunca nadie inició la conversa y quedaron ahí botados.

 

Luego del Match, el tema es la proactividad y ver si realmente ambas personas congenian. Ahí ya es un trabajado compartido, a veces funciona, a veces no. Suerte con esos matchs!